Dos científicos afirman en vivo en la TV: El alma no muere, regresa al universo

Drs. Stuart Hameroff y Sir Roger Penrose han estado trabajando desde 1996 en una teoría cuántica de la conciencia, según la cual el alma está contenida en estructuras llamadas microtúbulos, alojados en células cerebrales. A continuación, los detalles de la investigación.

El Dr. Stuart Hameroff, del Departamento de Anestesiología y Psicología, y su colega, Sir Roger Penrose, físico matemático de la Universidad de Arizona han estado trabajando desde 1996 en una teoría cuántica de la conciencia, que establece que el alma está contenida en una estructura de microtúbulos. En las células del cerebro

“La idea de que el cerebro es una computadora biológica nace, con cien mil millones de neuronas cuyas conexiones sinápticas actúan como redes de información”, dijo Perfecto.guru.

Sus conclusiones:

Señalan que nuestras experiencias son el resultado de los efectos de la gravedad cuántica sobre los microtúbulos, un proceso que denomina reducción orquestada objetivamente (Orch-Or). La comunicación entre las neuronas a través de la secreción de neurotransmisores se realiza a través de vesículas sinápticas distribuidas a lo largo de sus axones. El citoesqueleto de las neuronas juega un papel muy importante en la dinámica de estas vesículas. Hameroff y Penrose proponen que los microtúbulos, las unidades más pequeñas del citoesqueleto, actúan como canales para la transferencia de la información cuántica responsable de la conciencia.

De acuerdo con el reporte:

En una experiencia cercana a la muerte, por ejemplo, los microtúbulos pierden su estado cuántico, pero la información que contienen no se destruye. Es decir que, en términos comprensibles, el alma no muere, sino que regresa al universo.

El Dr. Hameroff explicó su teoría en detalle en un documental narrado por Morgan Freeman, llamado Through the Wormhole, que se transmitió en el canal estadounidense Science. En este documental, el Dr. Hameroff afirmó que cuando “el corazón deja de latir, la sangre deja de fluir, los microtúbulos pierden su estado cuántico, la información cuántica en los microtúbulos no se destruye, no se puede destruir, se distribuye simplemente y se disipa para el universo “.

Agregó que si el paciente es reanimado, esta información cuántica puede regresar a los microtúbulos y el paciente dice: “Tuve una experiencia cercana a la muerte”. Sin embargo, si el paciente muere, “sería posible que esta información cuántica existiera fuera del cuerpo indefinidamente, como un alma”.

También el Dr. Rick Strassman afirma que la entrada del alma en el cuerpo humano se produce a través de la glándula pineal.

Via: maestroviejo.es

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies propios y de terceros para brindarle a usted la mejor experiencia de usuario en su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies