No es como nos habían contado los libros de Historia: La Gran Esfinge tiene 800,000 años de antigüedad

Uno de los monumentos más misteriosos en la superficie del planeta es, sin duda, la Gran Esfinge en la meseta de Giza en Egipto.

Ahora dos investigadores ucranianos han presentado una nueva teoría provocativa en la que sugieren que la Gran Esfinge de Egipto tiene alrededor de 800,000 años. Una teoría revolucionaria respaldada por el conocimiento científico.

Los autores de este trabajo

Son los científicos Manichev Vjacheslav I. (Instituto de Geoquímica Ambiental de la Academia Nacional de Ciencias de Ucrania) y Alexander G. Parkhomenko (Instituto de Geografía de la Academia Nacional de Ciencias de Ucrania).

El punto de partida para estos dos expertos es el cambio de paradigma iniciado por West y Schoch, un “debate” para superar la visión ortodoxa de la egiptología, que se refiere a posibles orígenes distantes de la civilización egipcia, y por otra parte evidencia física de erosión hídrica está presente en los monumentos de la meseta de Giza.

Manichev y Parkhomenko explican: El problema de fechar la construcción de la Gran Esfinge de Egipto aún existe a pesar de la larga historia de investigación. Los enfoques geológicos junto con otros métodos científicos permiten responder la pregunta sobre la edad relativa de la Esfinge.

El examen visual de la esfinge

Llevó a la conclusión de que el agua de grandes aguas, que inundó parcialmente el monumento, desempeñó un papel importante en la formación de depresiones onduladas en sus paredes verticales. La morfología de estas formaciones muestra una analogía con cavidades similares formadas por el mar en las zonas costeras.

La similitud genética de las formas de erosión comparadas y la estructura geológica y la composición petrográfica de los complejos de roca sedimentaria llevan a la conclusión de que el factor decisivo para la destrucción del monumento histórico es más la energía de las olas que la abrasión arenosa en el proceso eólico.

La extensa literatura geológica confirma la existencia de lagos de agua dulce de larga vida en diferentes períodos del Cuaternario desde el Pleistoceno Inferior hasta el Holoceno.

Estos lagos estaban dispersos en las áreas que bordean el Nilo. La marca absoluta de la cueva de erosión superior grande de la esfinge corresponde al nivel superficial del agua alcanzado en el Pleistoceno temprano. La Gran Esfinge Egipcia ya se había mantenido en la meseta de Giza en este tiempo geológico (histórico).
Via: disclose.tv

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies propios y de terceros para brindarle a usted la mejor experiencia de usuario en su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies